En el Parlamento, nos ponemos flamencos.